Las tres caras del egoísmo

Por Borja Vilaseca

Todo lo que hacemos en la vida lo hacemos por nosotros mismos. Eso sí, existe una notable diferencia entre el “egoísmo egocéntrico”, el “egoísmo consciente” y el “egoísmo altruista”.

Que nos tachen de “egoístas” es una de las peores etiquetas que nos pueden poner. En general lo asociamos con ser “mezquino”, “ruin” e incluso “mala persona”. Curiosamente, es difícil –por no decir imposible– encontrar a un ser humano que no sea egoísta. De hecho, cada vez que señalamos el egoísmo de otra persona, lo hacemos porque se ha comportado de manera que no nos beneficia o directamente nos perjudica. Así, tildamos de “egoístas” a todos aquellos que piensan más en sus necesidades que en las nuestras.

Etimológicamente, la palabra “egoísmo” procede del latín “ego”, que significa “yo”. Lo cierto es que ser egoístas no es bueno ni malo; es necesario. Necesitamos pensar en nosotros mismos para sobrevivir física y emocionalmente. Por más que nos cueste de reconocer, todo lo que hacemos en la vida lo hacemos por nosotros mismos. ¿Por qué nos emparejamos? ¿Por qué decidimos ser padres? ¿Por qué cultivamos relaciones de amistad? ¿Por qué trabajamos? ¿Por qué ayudamos a los demás?

Al analizar en profundidad las motivaciones que residen detrás de nuestras decisiones y conductas, siempre encontramos una ganancia, por pequeña que sea, que justifica que las hayamos llevado a cabo. Ahora bien, en función de cuál sea nuestro nivel de consciencia, nuestro grado de comprensión y nuestro estado de ánimo, este egoísmo puede vivirse de tres formas muy diferentes.

EL EGOÍSMO EGOCÉNTRICO
“Un egoísta es aquel que se empeña en hablarte de sí mismo cuando tú te estás muriendo de ganas de hablarle de ti.”
(Jean Cocteau)

El primer tipo de egoísmo se denomina “egoísmo egocéntrico”. Es decir, aquel que nos mueve a orientar nuestro comportamiento a saciar únicamente nuestro propio interés. De ahí que nuestro vocabulario esté monopolizado por pronombres como “yo”, “mi” o “mío”. Cegados por nuestros deseos, aspiraciones y expectativas, vamos por la vida sin tener en cuenta la repercusión que nuestras palabras y actos ocasionan sobre los demás. Paradójicamente, al esperar que el mundo gire alrededor de nuestro ombligo, nuestra existencia suele estar marcada por la lucha, el conflicto y el sufrimiento.

Tiranizados por este egocentrismo, nos empachamos tanto de nosotros mismos que somos incapaces de empatizar con las personas con las que interactuamos. Nuestro ego ocupa tanto espacio que apenas dejamos sitio para los demás. El egoísmo egocéntrico se nutre de nuestra sombra o lado oscuro, esto es, nuestras carencias, frustraciones y miedos. Estas son las armas con las que guerreamos contra nosotros mismos y, por ende, contra los demás.

Este egoísmo egocéntrico es la raíz desde la que vamos construyendo una personalidad victimista y reactiva, quejándonos y culpando siempre a algo o alguien externo a nosotros cada vez que las cosas no salen como esperábamos. Y pone de manifiesto nuestra permanente sensación de vacío e insatisfacción, que nos lleva a buscar de forma obsesiva fuentes de evasión y narcotización las 24 horas al día. Irónicamente, cuanto más egocéntrica es nuestra visión del mundo, más tachamos de egoístas a los demás.

EL EGOÍSMO CONSCIENTE
“Nadie ni nada pueden hacerte feliz. Sólo tú puedes hacerte feliz a ti mismo.”
(Gerardo Schmedling)

Desde el mismo día de nuestro nacimiento, cada uno de nosotros hemos ido perdiendo el contacto con nuestra “esencia”, también conocida como “ser” o “yo verdadero”. La esencia es el lugar en el que residen la felicidad, la paz interior y el amor, tres cualidades de nuestra auténtica naturaleza, las cuales no tienen ninguna causa externa; tan sólo la conexión profunda con lo que verdaderamente somos. En la esencia también se encuentra nuestra vocación, nuestro talento y, en definitiva, el inmenso potencial que todos podemos desplegar al servicio de una vida útil, creativa y con sentido.

Eso sí, para reconectar con nuestro bienestar perdido, necesitamos cultivar el denominado “egoísmo consciente”. Es decir, aquel que nos permite resolver nuestros conflictos internos por medio del autoconocimiento. Para llevar un estilo de vida saludable es importante dedicarnos algo de tiempo cada día para darnos lo que necesitamos y preservar así nuestro equilibrio emocional. Y es que ¿cómo podemos estar bien con otras personas si no sabemos estar a gusto con nosotros mismos?

En este punto es cuando sentimos la necesidad de decir “no” a los demás. Y es que a menos que aprendamos a ser felices por nosotros mismos, difícilmente podremos ser cómplices de la felicidad de la gente que forma parte de nuestro entorno familiar, social y laboral. Por medio de este egoísmo consciente sanamos nuestra autoestima y fortalecemos la confianza en nosotros mismos.

EL EGOÍSMO ALTRUISTA
“El amor beneficia más al que ama que al que es amado.”
(Anthony de Mello)

El egoísmo consciente es el puente que nos permite evolucionar del egoísmo egocéntrico al “egoísmo altruista”. Este deviene de forma natural cuando reconectamos con nuestra esencia. Entonces disponemos de todo lo que necesitamos para sentirnos completos, llenos y plenos por nosotros mismos. Sabemos que estamos en contacto con nuestro yo verdadero cuando independientemente de cómo sean nuestras circunstancias externas, a nivel interno sentimos que todo está bien y que no nos falta de nada.

También estamos en contacto con nuestra esencia cuando somos capaces de elegir nuestros pensamientos, actitudes y comportamientos, cosechando resultados emocionales satisfactorios de forma voluntaria. Cuando dejamos de perturbarnos a nosotros mismos, haciendo interpretaciones de la realidad mucho más sabias, neutras y objetivas. Cuando conseguimos ver el aprendizaje de todo cuanto nos sucede. Cuando experimentamos una profunda alegría y gratitud por estar vivos. Cuando confiamos en nosotros mismos y en la vida.

Por medio de nuestra habilidad para aprender y evolucionar, los seres humanos tenemos la capacidad de poner nuestro propio interés al servicio del bien común de la sociedad. Es decir, hacer un bien al mundo y que, como resultado, eso nos haga bien, tanto emocional como económicamente. Este egoísmo altruista consiste en hacer algo que nos gusta hacer y que además reporta beneficios para otras personas. El altruismo no es un acto moral. No lo hacemos porque tengamos que hacerlo. Y no tiene nada que ver con la caridad. Tampoco lo hacemos para ser buenas personas. Somos altruistas simplemente porque hacer el bien nos hace sentir bien. Nos genera bien-estar. Por todo ello, demonizar el egoísmo nos impide hacer un adecuado uso de él. Saber diferenciar entre estos tres tipos de egoísmo es clave para disfrutar más plenamente de nuestras relaciones.

Artículo publicado por Borja Vilaseca en El País Semanal el pasado domingo 7 de abril de 2013.

11 Comentarios

  1. Mariluz 1 enero, 2017 at 11:10 am - Reply

    Me ha parecido interesentisima eara vision del egoismo.

  2. Alberto Martinez 1 enero, 2017 at 2:13 pm - Reply

    Gracias Borja, gran articulo

  3. […] Todo lo que hacemos en la vida lo hacemos por nosotros mismos. Eso sí, existe una notable diferencia entre el “egoísmo egocéntrico”, el “egoísmo consciente” y el “egoísmo altruista”.  […]

  4. Equipo ManchaCentroInnova 2 enero, 2017 at 10:39 am - Reply

    Gracias. Nos viene fenomenal en http://www.manchacentroinnova.org

  5. Celia barbera 12 agosto, 2017 at 12:59 pm - Reply

    Gracias Borja una vez mas me han encantado tus palabras, me ayudan a clarificar en el trabajo de mi autoconocimiento, gracias, gracias, un saludito ???

  6. Josh 21 mayo, 2019 at 9:46 pm - Reply

    y los idealistas muertos en revoluciones y guerras? los guiaba el propio bienestar o era más bien fruto de un estado de exaltación o sentido de justicia, en ocasiones tormentoso?

  7. Gonzalo 31 julio, 2019 at 1:39 pm - Reply

    Y luego está el egoísmo egoísta, que es aquel en función del cual justificamos nuestro egoísmo convenciéndonos a nosotros mismos y a los demás de que todo gira en torno al egoísmo, en todas las personas. Es el maravilloso arte de crear una teoría que nos justifica. Como el presente artículo.

  8. Maria Ortega Sanchez 15 agosto, 2019 at 8:07 pm - Reply

    Excelente definición…. muchas gracias!!

  9. Miguel 31 octubre, 2019 at 7:02 am - Reply

    En biología existe la ‘selección natural’ y la ‘selección de grupo’. La selección natural opera a través del individuo más fuerte, macho alfa, dominante, violador, dictador, etc que obtiene más recursos y más descendencia, por ejemplo, los hombres son más egoístas que las mujeres porque descienden de violadores, antes el que no violaba no tenía descendencia, además, eran violaciones grupales, el que tenía el pene más largo del grupo llegaba antes al óvulo, también la forma del pene en punta de flecha es para sacar el semen del anterior y todo ello genera una selección hacia penes más largos y genes más egoístas que arrastramos hasta hoy (los asiáticos son los sapiens más antiguos, 20 mil años más que los europeos y 30 mil más que los africanos, y que llevan más tiempo en civilización y por eso tienen penes más pequeños y trabajan 24 horas por el grupo). La civilización opera en grupo, por el bien común, moviéndonos hacia la ‘selección de grupo’ que se ve en las abejas que se sacrifican por la colmena, los terroristas que se inmolan por sus ideas, los soldados que van la guerra, los kamikazes japoneses, los ecologistas que ponen sus lanchas delante de balleneros arriesgando sus vidas por la diversidad biológica, la madre que se sacrifica por su hijo… todo eso también es egoísmo, sea para salvar genes o memes, que son las unidades de información genética y cultural que mueven y controlan el Mundo, los genes desde el instinto y los memes desde la programación linguística. El egoísmo altruista es más admirable pero igualmente es un método de supervivencia y nosotros solo somos los vehículos por donde operan los caprichos de los genes y los memes.

  10. Juan Carlos 19 enero, 2020 at 12:42 pm - Reply

    Muy buen articculo, me gusta.

  11. Angelo 10 mayo, 2020 at 4:33 am - Reply

    un cambio de gafas es esto; Muchas gracias

Deja un comentario