7 claves para iniciarte en el autoconocimiento

Nuestras circunstancias externas son un reflejo de nuestra realidad interna. De ahí la importancia de realizar al menos una vez en la vida un proceso de autoconocimiento para crecer en sabiduría y co-crear una vida verdaderamente satisfactoria.

Que hayas decidido leer un artículo de estas características dice mucho acerca de ti. Pone de manifiesto que eres una persona honesta, humilde y valiente, con ganas de mirar hacia adentro para tomar las riendas de tu vida y estar en paz contigo mismo. Te aseguro que ya has hecho lo más difícil: abrirte al cambio. No importa en qué punto de este proceso te encuentres. Conocerte a ti mismo es un camino que no tiene meta. Lo importante es que te comprometas con seguir profundizando.

La finalidad de este texto es describirte el camino que puede conducirte a saber quién eres y de qué manera puedes estar en paz contigo mismo. Este es sin duda el gran desafío que tienes como ser humano. Una vez sepas la respuesta, todo lo demás se irá ordenando y arreglando a su debido tiempo. Puede que ahora mismo te sientas perdido. Bienvenido al club. No pasa nada. Tarde o temprano te acabarás encontrando. Lo sé por experiencia. Con el conocimiento y el entrenamiento adecuados, los resultados terminan llegando.

Si bien hay tantos caminos para conocerse a uno mismo como personas hay en el mundo, a continuación te presento, de forma muy breve e introductoria, siete claves fundamentales para llevar a buen puerto tu proceso de autoconocimiento:

1. Redefinir el concepto de “felicidad”
La gran mentira contemporánea es que “la felicidad está afuera de ti mismo”. De ahí que puede que te hayas conformado con sucedáneos como el placer, la excitación o la euforia temporal que te proporciona el consumo materialista, los triunfos profesionales o el entretenimiento. Sin embargo, la felicidad no tiene nada que ver con el bien-tener, sino con el bien-estar. Es decir, con la sensación interna de estar bien contigo mismo, independientemente de cómo sean tus circunstancias externas. La verdadera felicidad es ausencia de sufrimiento.

2. Conocer tu modelo mental
Se trata del esqueleto psicológico innato que trajiste contigo de serie al nacer. En él se originan los pensamientos y se instalan las creencias, los valores, las prioridades y las aspiraciones que constituyen tu personalidad. Es como una lente a partir de la que filtras la realidad objetiva de forma distorsionada y subjetiva. Más allá de condicionar tu manera de mirar y de comprender la vida, tu modelo mental determina por qué eres cómo eres, así como la “piedra emocional” con la que tropiezas una y otra vez a lo largo de tu vida. La mejor manera de conocer tu modelo mental es, sin duda, a través del Eneagrama.

3. Reprogramar tu mente
Cuando un agricultor quiere obtener un tipo de fruto, echa en la tierra la semilla correspondiente. Del mismo modo, si anhelas un determinado fruto en tu vida, es imprescindible que plantes la semilla adecuada. En este caso, la semilla es tu pensamiento y la tierra, tu mente. Así, para poder cambiar la actitud que adoptas frente a tus circunstancias –cambiando así los resultados que cosechas en las diferentes dimensiones de tu vida–, es imprescindible que modifiques tu manera de pensar, insertando en tu mente información veraz y de sabiduría.

4. Cultivar tu energía vital
Al igual que cargas el móvil cuando se le agota la batería, has de saber cómo recargar las pilas por medio del contacto con la naturaleza, la nutrición natural, el ejercicio físico, el yoga, la contemplación, el silencio o la meditación. A su vez, es recomendable que te rodees de personas que desprendan energía positiva. El reto es que encuentres un sano equilibrio entre la actividad, el descanso y la relajación. Para ello, es fundamental que reflexiones sobre el impacto energético que tiene tu estilo de vida en general, así como tus hábitos en particular.

5. Comprometerte con el entrenamiento
La sabiduría no puede enseñarse. Nadie puede recorrer el camino por ti. De ahí que si de verdad anhelas un profundo cambio en tu vida, es esencial que te comprometas contigo mismo. Este es sin lugar a dudas el mayor compromiso que puedes asumir en toda tu vida. Y no se trata de obligarte ni de exigirte. La auténtica transformación no tiene nada que ver con los “tengo que” o los “debería de”. Más bien surge a raíz de una profunda motivación por sentirte mejor contigo mismo y, en consecuencia, con los demás y con la vida.

6. Medir los resultados que obtienes
En la medida en que manejas información veraz, cultivas tu energía vital y te comprometes con el entrenamiento, es una cuestión de tiempo que empieces a cosechar resultados de satisfacción. De hecho, existen tres indicadores internos para saber si estás progresando en tu camino de aprendizaje. El primero es la felicidad (que te lleva a dejar de sufrir), el segundo es la paz interior (que te lleva a dejar de reaccionar frente a tus circunstancias); y el tercero es el amor, que te lleva a dejar de luchar y de entrar en conflicto con la realidad.

7. Practicar la aceptación
La palabra mágica que lo cambia todo es la “aceptación”. Eso sí, aceptar no quiere decir resignarse, reprimirse ni ser indiferente. Tampoco significa tolerar o estar de acuerdo. Y está muy lejos de ser un acto de debilidad, pasotismo, dejadez o inmovilidad. La auténtica aceptación nace de una profunda comprensión y sabiduría acerca de por qué eres como eres, por qué los demás son como son y por qué el mundo es tal como es. Lo cierto es que aquello que no eres capaz de aceptar es la única causa de tu sufrimiento.

La paradoja de este proceso de autoconocimiento y de transformación personal es que “cuando uno cambia, todo cambia”. Es decir, que al cambiar tu sistema de creencias, cambia tu manera de ver, de comprender y de interpretar lo que te sucede, cambiando así tu forma de pensar, de sentir y de interactuar con tus circunstancias. Es entonces cuando verificas a través de tu experiencia que no es el mundo –sino tu actitud frente al mundo– lo que determina tu grado de bienestar o de malestar, así como tu nivel de abundancia o de escasez.

En este sentido, cabe señalar que sólo cometes errores por falta de información, de energía vital o de entrenamiento. Así, el sufrimiento te ayuda a recordar que te estás equivocando. Es decir, que tu interpretación de lo que está sucediendo es demasiado distorsionada y subjetiva. De hecho, si no fuera por los errores, no sabrías en qué estás fallando y de qué manera puedes aprender a hacerlo mejor. Esta es la razón por la que no debes condenar ni maldecir tus errores: son tus grandes aliados en el arte de vivir consciente y sabiamente.

A su vez, es importante señalar que este aprendizaje no se produce de forma lineal, sino más bien en espiral. A veces has de dar dos pasos hacia atrás –o incluso tropezarte– para retomar tu verdadero camino, dando tres pasos hacia adelante. Si te responsabilizas por aprender acerca de lo que te sucede, poco a poco irás ganando en autoestima, serenidad y confianza, lo que te permitirá evolucionar y madurar. Y al final comprenderás que no hay mejor maestro que la vida ni mayor escuela de aprendizaje que tus propias circunstancias.

*Este artículo es un resumen de la conferencia “Si tú cambias, todo cambia” impartida por Borja Vilaseca. Si quieres, puedes verla aquí.

Subscríbete al newsletter para iniciarte en el autoconocimiento.

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies